15 de enero de 2008

El poder de los colores en Aura Soma

La gran enfermedad es no saber el lugar que ocupamos en esta vida, niel sentido que ésta tiene. De ahí vienen las resistencias, las tensiones y los síntomas físicos.

Estas palabras sirven de preámbulo para adentrarnos en esta terapia de vanguardia basada en el lenguaje universal del color.

Según indica su creadora Vicky Wall, los frascos de colores son un reflejo del proceso que se está viviendo, dándonos la oportunidad de enfrentar cualquier situación de forma más y armoniosa, ayudándonos a mantener una conexión más profunda con el Universo. En sí, Aura-Soma trabaja con el reino de la luz y del color. Aura significa el campo electromagnético que está alrededor de nuestro cuerpo físico, y soma viene del griego y significa cuerpo. Por lo tanto, Aura-Soma es una terapia basada en los colores reflejados en nuestra aura. Es la sanación del cuerpo, la mente y el espíritu en forma integral. Cada color tiene una frecuencia de vibraciones.

Al aplicar los colores en la terapia, se logra cambiar la frecuencia del aura o de los chakras que no están bien sintonizados. De esta forma, la persona podrá atraer mejores cosas a su vida y podrá emitir una mejor energía y recibir una energía más pura.

Aura-Soma nació en Inglaterra en 1984. Fue creada por Vicky Wall, una mujer que, a pesar de ser ciega, fue guiada a desarrollar esta milenaria sabiduría de los colores de esta manera. La terapia tiene como objetivo despertar la conciencia del paciente sobre quién es, cuál es su misión, cuáles son sus desafíos, y qué proyecta para su vida. Su enfoque principal es el autoconocimiento y abre las puertas hacia la conciencia y la sanación holística.

Existen actualmente 104 frascos o botellas de cristal que contienen esencias hechas con energías de plantas, cristales y minerales, mezcladas en aceite y agua con colores brillantes. Cada frasco tiene dos colores diferentes, así como un nombre y un tema. El consultante, entonces, tiene la oportunidad de elegir cuatro frascos, que van a ser interpretados por el terapeuta basándose principalmente en la lectura de los colores que éstos tengan. De acuerdo con los colores y las esencias, el terapeuta interpreta lo que le sucede al consultante.


Según el principio de Aura Soma nosotros somos los colores que elegimos. Al elegir los cuatro frasquitos, éstos funcionan como un espejo y permiten que el consultante se vea a sí mismo.

Según la prioridad asignada por la persona, cada frasco es colocado en diferentes posiciones; por lo que cada posición también revela un significado especial. Por ejemplo, un frasco en primera posición entrega información sobre el sentido y la finalidad de la vida. Un frasco en segunda posición nos habla de los problemas más importantes y las enseñanzas que tenemos que aprender de éstos. Un frasco en la tercera posición otorga información acerca del presente y de procesos actuales. Finalmente, un frasco en la cuarta posición habla sobre las probabilidades de nuestra vida en su dimensión mental, emocional y física.

Adicionalmente a la referencia de los colores, cada frasco tiene un número y una correspondencia con otros oráculos, como la Cábala, la Astrología, el Tarot, la Numerología, la Cromoterapia y el I Ching. Con esto, se puede interpretar el proceso que está viviendo la persona en ese momento, y así proporcionar una mejor dirección y orientación.

Paralelos a los frascos que se eligen durante la terapia, existen los pomanders y las quintaesencias, que son una mezcla de cuatro esencias. Estos fueron diseñados como un complemento de los frascos y pueden ser utilizados por la persona en el aura después de la consulta para protección y sanación de los cuerpos sutiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta.