15 de septiembre de 2010

La escritura jeroglífica y el color

El color como parte del ser

El color era considerado por los egipcios como parte de la esencia de la imagen representada. La palabra egipcia para color era: JWN. Esta palabra, además de significar “color”, es utilizada con el significado de “naturaleza”, “esencia” o “ser”, lo que nos indica que para los egipcios antiguos el color era una parte intrínseca del ser.

BD Hunefer cropped 1.jpg
«BD Hunefer cropped 1» por unknown Egyptian artisan (Jon Bodsworth: photographer) - BD_Hunefer.jpg. Vía Wikimedia Commons.

Combinado con la forma, reflejaba de forma más elocuente la verdadera naturaleza del elemento representado. No obstante, hay que destacar asimismo que los colores también podían ser utilizados con criterios plenamente estéticos, sin connotaciones simbólicas concretas.


Así, en ocasiones se alternan colores claros y oscuros con el objetivo de crear un ritmo visual y diferenciar los elementos que aparecen en la imagen, como es el caso de los luchadores representados en las tumbas de Beni Hasan.


En los casos en los que las inscripciones han conservado su colorido, podemos apreciar la viveza de los colores.

Los seis colores básicos del artista egicio


Había seis colores básicos con los que el artista egipcio conseguía elaborar verdaderas obras de arte.
  • El rojo, obtenido a partir de óxido de hierro u ocre rojo, era el color de elementos como el fuego, el sol y la sangre, y era símbolo del caos y la destrucción. El nombre del desierto en egipcio, dSrt (desheret, de donde proviene nuestra palabra), significa precisamente “la (tierra) roja”, ya que en este territorio quedaban simbolizados conceptos como el caos, lo inerte o la muerte. Por otra parte, los amuletos en forma de corazón solían elaborarse con materiales de este color.
  • El azul se obtenía a partir de la combinación de óxido de cobre y hierro con sílice y calcio, lo que recibía el nombre de “azul egipcio”. Se asociaba a los elementos cósmicos, como el cielo o el agua, y a partir de ésta a la fertilidad. Los dioses creadores según el mito de la ciudad de Hermópolis, la Ogdóada Hermopolitana, se representaban en azul por esta vinculación cósmica.
  • El amarillo, elaborado a partir del ocre natural, era utilizado en pintura para representar el oro, y se vinculaba al sol. El cuerpo de los dioses, según los textos egipcios, estaba hecho de oro, por lo que es pintado de amarillo en muchas ocasiones.
  • El verde, que se obtenía del mismo modo que el azul o a partir de la malaquita, es el color de la vegetación, y era el color asociado a la salud y la vitalidad. El ojo de Horus, cuyo nombre en egipcio es wDAt (udjat), es decir, “lo que está completo”, era representado en este color.
  • El blanco, obtenido a partir de creta y yeso, era el color de la pureza, de la sacralidad. El término para blanco, HD (hedj), es el mismo utilizado para referirse a la plata, y representaba la luna. La corona del Alto Egipto era de este color, y recibía el nombre de HDt (hedjet), es decir “la blanca”.
  • El negro, que se conseguía a partir de carbón, era el color del inframundo, de la oscuridad y la muerte, y de este color era representado el dios Anubis. No obstante, también era un color asociado a la fertilidad, ya que de este color era el limo que cubría los campos con la crecida del Nilo y permitía las nuevas cosechas. El valle del Nilo, de hecho, era conocido como kmt, “la (tierra) negra”, por este motivo.

______

Fuente: La escritura jeroglífica (II): sobre colores y sentidos…
Imagen: Alenarte Revista de actualidad cultural y artística