26 de octubre de 2019

La exposición prolongada a la luz artificial en el espectro azul es un factor de riesgo para la salud

La luz es necesaria para la vida, pero la exposición prolongada a la luz artificial es un problema de salud creciente.

El uso frecuente de iluminación LED y pantallas de dispositivos, los humanos están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul
El uso frecuente de iluminación LED y pantallas de dispositivos, los humanos están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul

Los humanos están expuestos a una mayor cantidad de luz en el espectro azul producido por los diodos emisores de luz (LED), que pueden interferir con los ciclos normales de sueño. Las tecnologías LED son relativamente nuevas; por lo tanto, no se comprenden los efectos a largo plazo de la exposición a la luz azul a lo largo de la vida.

Según una nueva investigación de la Oregon State University (OSU) sobre los efectos de la luz que se realizó sobre la mosca de la fruta común (Drosopila Melanogaster), determinó que las moscas mantenidas en ciclos diarios de LED azul de 12 h y oscuridad de 12 h habían reducido significativamente la longevidad en comparación con las moscas mantenidas en oscuridad constante o en luz blanca con longitudes de onda azules bloqueadas.

Una mayor exposición a la luz artificial es un factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos
Una mayor exposición a la luz artificial es un factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos

La exposición de moscas adultas a 12 h de luz azul por día aceleró los fenotipos de envejecimiento causando daño a las células de la retina, neurodegeneración cerebral y deterioro de la locomoción.

De este estudio se desprende que el daño cerebral y las alteraciones locomotoras no dependen de la degeneración en la retina, ya que estos fenotipos eran evidentes bajo la luz azul en moscas con ojos genéticamente ablacionados.

La luz azul induce la expresión de genes sensibles al estrés en moscas viejas pero no en crías, lo que sugiere que la exposición acumulativa a la luz actúa como estresante durante el envejecimiento.

También se determinó que varias proteínas sensibles a la luz azul conocidas no actúan en vías que median los efectos negativos de la luz. El estudio revela los efectos inesperados de la luz azul en el cerebro de la mosca y establece la Drosophila como modelo para investigar los efectos a largo plazo de la luz azul a nivel celular y del organismo.

La luz natural es esencial para los ciclos circadianos, lo que conduce a la coordinación temporal de la fisiología y el comportamiento. Sin embargo, la evidencia emergente sugiere que una mayor exposición a la luz artificial es un factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos.

La luz azul artificial puede afectar los ojos humanos, y los datos recientes sugieren que la luz extraocular puede afectar la fisiología del cerebro humano
La luz azul artificial puede afectar los ojos humanos, y los datos recientes sugieren que la luz extraocular puede afectar la fisiología del cerebro humano.

Con el uso frecuente de iluminación LED y pantallas de dispositivos, los humanos están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul, ya que los LED de uso común emiten una alta fracción de luz azul, a menudo alcanzando un máximo de 460 nm (estas luces parecen blancas debido a la adición de fósforo granate amarillo de amplio espectro).

La luz azul artificial puede afectar los ojos humanos, y los datos recientes sugieren que la luz extraocular puede afectar la fisiología del cerebro humano. Sin embargo, no se conocen las consecuencias de la exposición diaria a la luz azul enriquecida a lo largo de la vida.

___

Fuente:
Daily blue-light exposure shortens lifespan and causes brain neurodegeneration in Drosophila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si escribes un comentario es que has leído y aceptas la política de privacidad