29 de abril de 2014

Pasión "vertigirroja”

Pasión "vertigirroja” - Vértigo (1958) Alfred Hitchcock

Por Rita Barrachina (Colaboración)

El uso del color rojo en la película no es fruto del azar y se distribuye meticulosamente en muchos encuadres. Después de unos créditos hipnóticos y de conocer la causa de la acrofobia que desencadenará la acción, se nos traslada a casa de Midge, la fiel amiga del protagonista, Scottie. En esta escena se nos narra la situación de los personajes y su relación sentimental a través del encuadre y de la distribución de los colores. De aperitivo, Hitchcock nos sirve un breve plano general donde los personajes forman una graciosa contigüidad entre un sostén levitador diseñado por un ingeniero aeronáutico y un bastón. 

Los personajes forman una graciosa contigüidad entre
un sostén levitador diseñado por un ingeniero aeronáutico y un bastón

En el primer plano, se nos sirve a los actores separados, sentados. Midge a la izquierda de la habitación donde los colores que la rodean son suaves: amarillo pálido, blanco, lilas y azules claros. Ella está sentada, esbozando un diseño y perfectamente encuadrada, siempre con el sostén levitador dentro del plano. A la derecha, Scottie, vistiendo corbata a rayas, aparece sentado en un sillón color burdeos, bastón en mano. Se levanta y camina por la habitación herido, frustrado y enfermo, siempre agitando su bastón.
 
Diferentes tonalidades del rojo: burdeos de nuevo en los cojines y
el sofá y salpicaduras de 
rojo bermellón proyectadas en libros

A su alrededor, diferentes tonalidades del rojo: burdeos de nuevo en los cojines y el sofá y salpicaduras de rojo bermellón proyectadas en libros, cuadros y objetos de diversa índole. Y del primero, Hitchcock decide pasar directamente al postre con una especie de danza de apareamiento cuya coreografía es posible gracias al sostén y al bastón. En el momento que Midge se desplaza, el sostén hace de unión de los personajes y vemos a los personajes juntos en el encuadre, donde Scottie culmina la escena señalando el sostén con el bastón.

Scottie culmina la escena señalando el sostén con el bastón.

En el despacho de Gavin Elster, en el papel del preocupado marido, las tonalidades de rojo acentúan la acción. El mobiliario es de madera caoba y la mayoría de las sillas marrones, sin embargo, las sillas que usan los protagonistas son rojas, el suelo por el que se desplaza Gavin Elster es de moqueta roja y también varios detalles de la puesta en escena como el barco, un objeto del escritorio y la segunda silla donde se sentará Scottie. Rojo es el color de la pasión pero también del peligro y Hitchcock nos muestra con estos rojos la peligrosidad ignota de una trama presentada como una inocente investigación.

Rojo es el color de la pasión pero también del peligro

En el restaurante, un rojo delirante inunda sillas, lámparas y paredes. Scottie, enfundado en una deliciosa corbata de rayas, cae rendido ante la belleza de Madeleine y, aludiendo a ese deseo, se hace un primer plano lateral de ésta entre el desenfocado bermellón de las paredes, luciendo un pintalabios rojo. Scottie, reciclando la corbata del restaurante, sigue a Madeleine en coche y en la mayoría de los planos hay un objeto rojo: una señal de stop, dos semáforos, un cartel de Coca-cola, una boca de incendio, carteles de tiendas y por supuesto, varios coches y camionetas.

Hitchcock nos muestra con estos rojos la peligrosidad ignota
de una trama presentada como una inocente investigación.

En las tiendas de flores, flores rojas; en el cementerio, Madeleine queda perfectamente alineada con una rosa roja y aparecen otras flores de ese color; en el museo, Scottie al lado un cuadro con tonalidades rojas; rojo es el color del Golden Gate, donde Madeleine intenta suicidarse; rojo es el batín que Scottie presta a Madeleine después del frustrado suicidio; cuando sigue a Madeleine hasta su casa, haciendo uso de una bonita corbata roja con manchitas blancas, el rojo de la puerta, distribuye a los personajes en el encuadre.

En el restaurante, un rojo delirante inunda sillas, lámparas y paredes.

Midge intenta una seducción torpe. En un intento de cautivar a Scottie a través de sus artes pictóricas, viste camisa roja, aunque ahí la pasión quedará frustrada. A partir de la muerte de Madeleine y en el acercamiento y transformación de una Judy de labios rojos, los tonos de la película son más oscuros de acuerdo con la acción. Scottie vestirá corbatas de tonos azules, marrones y también el color de las puestas en escena denotará una especie de oscurecimiento progresivo con sabor a luto. El sombrío final será ya anunciado en el vestido de noche negro enfundado en una Judy eclipsada y finalmente anulada por la figura de Madeleine.


Vértigo está escrita en rojo pero también en verde. En realidad, podríamos decir que la primera mitad de la película está narrada en rojo y que la segunda lo está en verde. Algún día encontraré tiempo para escribir en verde sobre Vértigo pero si tuviera que opinar rápidamente sobre la simbología de los colores en la película probaría a decir que la película es como una manzana bicolor: tentadora y peligrosa, venenosa, enfermiza. La primera mitad es roja pasión, dulce aunque ilusoria; la segunda, verde, ácida...y fantasmagórica. 


Y a través del uso del color se vislumbran las dos partes del todo. Verde que te quiero verde, un bocadito ácido "a la Hitch":

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta.