3 de julio de 2015

Colores malditos y rehabilitados

Connotaciones simbólicas del color

En esta aventura incierta y variable de las connotaciones simbólicas del color a menudo un color ha caído en desgracia durante un tiempo y después ha sido rehabilitado. Por alguna razón adquiere connotaciones positivas y se expanden por la sociedad. Esto no quiere decir que las connotaciones negativas desaparezcan del todo, ya que pueden quedar aparcadas esperando retornar al ataque. En el campo de la cultura cualquier cosa puede revivir.

Comparación del color verde entre San Agustín y el diable, Agua mineral Perrie
a) San Agustín y el diablo (1471-1475). Óleo sobre madera. © Michael Pacher (1430 / 35-1498). Actualmente en la Alte Pinakothek de Múnich. Obra bajo dominio público. Publicada en Wikimedia Commons.
b) Fotografía de una botella de agua mineral Perrier con el color verde que caracteriza la identidad de la marca. © Rodrigo Paredes (2007). Creative Commons Reconocimiento 2.0. Publicada originalmente en Flickr

El dorado

Un color que ha caído en desuso y ha sido largamente apartado de la paleta del buen gusto ha sido el dorado. Michael Pastoureau lo atribuye a una herencia del odio de los moralistas protestantes a la ostentación de la riqueza. Esta animadversión al lujo seguramente se habría consolidado a partir de la expansión del movimiento obrero y los principios igualitarios de la izquierda y la democracia.

Por otra parte, la posibilidad de fabricar cosas doradas sin usar oro habría llevado a una vulgarización del color que, de representar riqueza, pasaría a ser un atributo presuntuoso o directamente ridículo.

Pero a partir de los años ochenta y noventa del siglo XX en el campo del diseño se empiezan a dar algunos usos del color dorado muy apartados de las pretensiones de ostentación o de su vinculación a la riqueza. Se utiliza el dorado (y otros colores metálicos) como un color más, como un color singular, que se combina con los demás.

El amarillo

El color amarillo ha sido tradicionalmente el color maldito por excelencia en Europa, por contraste con China, donde era tradicionalmente el color imperial. Michael Pastoureau constata que, a pesar de ser un color atractivo para los niños, que lo utilizan ampliamente en sus dibujos, el efecto cultural hace que abandonen estas simpatías al crecer:
A partir de una cierta edad, todo el mundo tiene en cuenta más o menos inconscientemente la mirada de los demás y adopta los códigos y las mitologías en vigor. Así, los gustos de los adultos ya no son espontáneos, sino que están tergiversados por el juego social e impregnados por las tradiciones culturales.
M. Pastoureau; D. Simonnet (2006). Breve historia de los colores (ed. Original 2006; p. 92). Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica.

La maldición del amarillo tiene especialmente que ver con el vestido, seguramente por la carga cultural que arrastramos desde la Edad Media, y se extiende también a la decoración. Pero no parece afectar a la pintura, el diseño gráfico o la publicidad, en la que está presente.

¿De qué color murió Molière?

La animadversión al amarillo en el vestido tiene un frente muy activo en el teatro, en el que los actores, en España, se niegan a llevar ninguna prenda de este color. Esta superstición se justifica con la leyenda que Molière murió en escena vestido de ese color.

En Italia, sin embargo, se explica que el color del vestido era violeta y es este el color que trae mala suerte a los actores. Curiosamente en Francia, país de Molière, los actores se niegan a vestirse de verde para que se dice que era este color lo que vestía el dramaturgo. ¿De qué color murió Molière?

«Moliere2» de Charles-Antoine Coypel
«Moliere2» de Charles-Antoine Coypel - scanned myself. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Moliere2.jpg#/media/File:Moliere2.jpg

El amarillo en proceso de rehabilitación

En todo caso el amarillo se podría estar beneficiando de un proceso de rehabilitación. Da luz a las combinaciones de colores, se asocia a los lugares tropicales, a la alegría, el optimismo y el dinamismo. No es nada raro en las carreras automovilísticas y tiene un papel importante en el Tour de Francia. Es el color nacional en Brasil y, de la mano de los éxitos de su selección de fútbol, se ha ido introduciendo en el mundo del deporte.

La rehabilitación del amarillo, sin embargo, comenzó a finales del siglo XIX en el mundo del arte a partir de los impresionistas y los postimpresionistas, cuando la paleta de los pintores cambió completamente. También en la configuración del diseño como disciplina en las primeras décadas del siglo XX el amarillo gana prestigio, al ser considerado uno de los tres colores primarios junto con el rojo y el azul.

El verde

Pero un caso claro de rehabilitación cultural de un color es el del verde. Hoy es un color que difícilmente tiene connotaciones negativas, mientras que en el pasado fue un color como mínimo ambivalente, cuando no claramente maléfico.

En la alta edad media era un color que se asociaba al demonio. Los pigmentos para hacer el verde fueron durante mucho tiempo inestables y esta inestabilidad del material hubiera podido traspasar a su simbolismo. En la tradición occidental el verde tomó un significado ambivalente en relación con el destino, color de la fortuna y del infortunio.

A partir del siglo XVI a los casinos de Venecia las cartas se lanzan sobre un manto verde. Desde entonces el verde se asocia al juego y más tarde también al dinero. El billete verde apareció entre los siglos XVIII y XIX.

Pero la verdadera rehabilitación del verde se produce en el siglo XIX. Los movimientos antiabsolutistas y de construcción nacional, como el italiano, el asociarán a la idea de libertad. El romanticismo vinculará por primera vez el verde a la idea de naturaleza, y el sistema de señalización de barcos comenzará a significar el verde como permisividad en oposición con la prohibición que comunica el rojo.

El siglo XX consolidará la rehabilitación del verde vinculado a la naturaleza, el ecologismo, la vida, la frescura, la higiene y la salud.

El color verde vinculado al ecologismo
El color verde vinculado al ecologismo

El rojo


También el rojo sufrió una caída en desgracia que duró varios siglos. Al menos desde el siglo XIV, cuando dejó de ser el color de la realeza y se convirtió en el color diabólico de la inmoralidad hasta el final del XVIII, cuando fue adoptado por los revolucionarios y la izquierda.

Pero no fue hasta el siglo XX, con el relajamiento de las convenciones morales y los prejuicios sociales en el vestido, que pudo ser realmente rehabilitado.



______

Fuentes

  • (c) Fundació per la UOC. Alba Ferrer, David Gómez, Jordi Alberich 2010. Creative Commons Reconeixement Compartir Igual 3.0-es.

Referèncias bibliogràficas
  • M. Pastoureau (2009). Diccionario de los colores (ed. original 2007). Barcelona: Paidós Ibérica
  • R. I. Moore (1989). La formación de una sociedad represora. Poder y disidencia en la Europa Occidental, 950-1250. Barcelona: Crítica.
  • Gage, J, (1997) Color y cultura. La práctica y el significado del color de la Antigüedad a la abstracción (ed. original 1993; pàg. 82). Madrid: Siruela.
  • Moore, R. I. (1989). La formación de una sociedad represora. Poder y disidencia en la Europa Occidental, 950-1250. Barcelona: Crítica.
  • Heller, E. (2009). Psicología del color. Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón. Barcelona: Gustavo Gili.
12:39

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión cuenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...